Maratón de cine polaco

Author: Angelus / Etiquetas: , ,

Acaban de entregarse los premios de la última edición del Festival de Cine de Sevilla. Varios de ellos han recaído en la película polaco-sueca "El molino del tiempo". Además de ésta, hemos tenido la oportunidad de visionar -poco que disfrutar- otros tres filmes polacos, que paso a comentar.

"Suicide room". Jan Komasa


Arriesgada y, a la vez, comercial película. Arriesgada porque mezcla realidad con escenas animadas virtuales; comercial por tratar el tema de las redes sociales y el fenómeno de la adicción a Internet. Un joven, cercano a terminar la secundaria, ve cómo su  mundo empieza  a resquebrajarse cuando descubre en sí mismo tendencias homoeróticas y es, por ello, objeto de burla en su instituto; la vía de escape será un mundo virtual donde encontrarse con otros seres como él: inadaptados que piensan en el suicidio como única salida; el chico comienza, así, un camino de no retorno en el que progresivamente se va introduciendo en ese espacio virtual hasta rechazar, definitivamente, la realidad. Bellas imágenes de animación, apabullante banda sonora, narración potente y un final coherente, no dejan olvidar, sin embargo, un planteamiento demasiado esquemático y maniqueo del mundo adulto.

"The mole". Raphael Lewandowsky


Coproducción franco-polaca de un debutante que se aferra a una estética clásica y una narración provinciana. El desenmascaramiento presente de un topo dentro del sindicato Solidaridad en la época dura de la ley marcial en Polonia, da pie al autor para contarnos las relaciones paterno filiales -el hijo recorre un penoso camino en su imagen del padre: desde la admiración por su resistencia anticomunista hasta la cruda realidad de la traición- y la vida de la emigración polaca en Francia (de la que no rehúye la mirada mordaz). El principal problema de la película es el giro brutal en el último tercio, desde el drama político-social al "thriller". Destaca la presencia del secundario Wojciech Pszoniak, que da una lección interpretativa en su utilización de la palabra y la dicción. La última estrella omnipresente del cine polaco, Borys Szyc, quien interpreta al sacrificado hijo, hace un ejercicio de credibilidad.

"Fear of Falling". Bartosz Konopka


Otra película sobre el amor filial, pero en esta ocasión con una estética totalmente distinta: narración seca -poblada de silencios-, fotografía fría y cámara al hombro. Los problemas mentales de un padre desestabilizan la vida asentada del hijo: un futuro brillante como presentador televisivo y la futura paternidad, amenazan con venirse abajo por la necesidad de cuidar  a un padre demente, quien hace un constante viaje entre el sanatorio y su desastrada vivienda. La particular visión dramática que marca la idiosincrasia de este país está presente en esta película, en este caso, al servicio de una obra descarnada y, fundamentalmente, plúmbea.

"The mill and the cross". Lech Majewski


Y llegamos a la película doblemente premiada en el festival y una de las que más interés había despertado. Es verdad que el director es el factótum de la obra (producción y música, incluidas), que los secundarios son polacos, pero no parece un filme de esta nacionalidad: está hablada en inglés y los protagonistas son anglosajones (o asimilados como Rutger Hauer). El punto de partida es el cuadro "Camino del calvario" de Pieter Bruegel; a partir de esta obra, se desarrolla un filme que pretende explicar su génesis y narrar las distintas secuencias que conforman el cuadro. Destaca el tratamiento digital de los planos que emulan al cuadro y la vasta profundidad de campo. Sin embargo, la belleza pictórica no es autosuficiente en el cine; esta película está hecha para que el espectador admire la fotografía y los encuadres, pero le falta vida, ritmo narrativo y algo tan difícil de conseguir como la profundidad expresiva a través de la naturalidad, que sólo consiguen los genios, y éste no es, lamentablemente, el caso.

3 comentarios:

Licantropunk dijo...

Vaya, parece que hay cine polaco más allá de Wajda, Polanski y Kieslowski. Claro que, leyéndote parece que el nivel no es el mismo. He seguido el desarrollo del Festival de Cine por el Blog de Ethan y, ¡qué envidia más cinéfila me dais los sevillanos!
Saludos.

ethan dijo...

No he visto ninguna polaca (pero he tenido la suerte de ver casi todo lo que luego ha sido premiado) buen nivel en el festival, The Artist, Le Havre, The Turin Horse, Shame, Siempre Feliz, Shun Li and The Poet, Holidays by the sea, Elena, Beyond, Tres veces 20 años, ... películas para recordar (y algunas otras para olvidar, hemos tenido suerte en la selección, han sido pocas), ojalá se distribuyan comercialmente.
Saludos!

Angelus dijo...

Licantropunk, bueno, cerca de tu tierra está la SEMINCI, que no es moco de pavo. Espero con ansiedad la nueva de Polanski. Saludos.

ethan, "El molino del tiempo" ya tiene fecha de estreno, febrero, según el distribuidor en España informó al incio de la proyección. Las que comentas, no pude verlas, me ceñí a las polacas, de las cuales sólo repetiría la primera. ¡Bienvenido al tembladeral!